Archivo del sitio

Milagros

Vicky no podía entender. Vicky era hermosa y cabrona y estaba acostumbrada a cruzar una habitación con paso firme, jalar de los huevos a quien se le antojara y arrojarlo a su cama sin que le sorbiera el seso. Nunca

Publicado en Uncategorized

No soy un paranoico, ¡sígueme!

@Titoito

¡Suscríbete!